¿Qué coño pasa con el rol japonés?

Lightning-Derp

A menudo recuerdo con cariño los días en los que me viciaba al Final Fantasy VIII (ocho, no siete,.. ¡ocho!) y a The Legend Of Dragoon, y me cabreaba porque mi hermano le prestaba mi Memory Card a sus amigos y me borraban mis partidas yendo por el CD 3. En Final Fantasy VIII buscaba la manera de conseguirme todos los “Guardian Forces”, era un mundo casi casi abierto en su totalidad, una trama absorbente, puñados de armas, habilidades, magias, etc…

En The Legend Of Dragoon era más de lo mismo, solo que era algo menos abierto que los Final Fantasy y no habia invocaciones, sino piedras mágicas que te permitían transformarte.

Cuando me compré mi Xbox 360, había algún que otro juego de rol de renombre que me llamaron la atención; Lost Odyssey y Eternal Sonata. El primero que quise probar fue el Lost Odyssey, tanto que decían que era una traumática historia y no se qué. Como primera impresión me pareció un juego muy soso, protagonizado por unos personajes que no me gustaron mucho. Eternal Sonata me pareció algo menos desenfadado, y es de esos juego que tengo en el fondo de la lista por obtener, pero lo cierto es que de lo poco que probé no me llegó mucho. Final fantasy VIII, The Legend Of Dragoon, el primer Golden Sun para Game Boy Advance, Final Fantasy X… todos ellos me fascinaron desde el principio. Sin embargo, en esta generación me parecen un puñado de fracasos los RPG’s de corte japonés que salen a la venta, muy pocos merecen la pena y no suelen ser para Xbox 360 y Playstation 3. Al menos para mi.

Le di una oportunidad a Final Fantasy XIII, porque era un Final Fantasy para las consolas actuales más potentes. Las críticas que leía siempre eran más negativas que positivas, y aun así decidí comprármelo. BASURA DE FINAL FANTASY. Apenas habían invocaciones, y cada personaje solo podía usar la suya. Gráficamente cumplía (tuve la versión de 360) y la trama era claramente para el público femenino. Snow Villiers era un chulo gilipollas, y Lightning una borde sobreprotectora que se cree mierda y no llegaba a pedo de prostituta. Hope era el icono típico de los mangas y videojuegos japoneses de niño tímido filósofo que se cuestiona hasta si realmente tiene polla y si sabrá usarla, si es que decide que puede estar preparado para cuando llegue el momento (que nunca llega).

Salió Final Fantasy XIII-2. Ni puto caso.

Aun a día de hoy, tengo esperanzas de que Final Fantasy VS XIII lo pete. A mi igual ya no, pero seguro que mis nietos y nietas podrán jugar la demo, porque el juego completo… Éste es uno de los títulos de la Tri-force que hicieron que finalmente me pillara la Playstation 3, que la componían Metal Gear Solid 4 (me esperé hasta que se desmintiera el último de los rumores de su port a Xbox 360 que sí tenía), Heavy Rain (me terminó decepcionando pero era una buena peli), y éste; Final Fantasy VS XIII. De lo último que he visto de él me gusta, aunque las cinemáticas parecen sacadas del último videoclip de los Backstreet Boys, lo digo por el tonteo metrosexual que se da entre sus personajes para que las niñas los vean y se meen encima.

En fin, dicho todo esto mi predicción es que en Japón ya solo piensan en crear juegos de rol en 2D con personajes menores de edad con tetas grandes, sacrificando los buenos títulos que podrían dar de sí el dichoso remake de Final Fantasy VII o un nuevo kingdom Hearts.

Anuncios

~ por Christijan Gonz en julio 4, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: